Conociéndome un poco más – Trabajos

Bienvenidos a una nueva entrada a este viaje de aprendizaje en el que me acabo de embarcar. Hoy os voy a contar un poco sobre quién soy y de dónde vengo, centrándome en el ámbito laboral.

A mis 28 años que tengo actualmente he pasado por muchos trabajos distintos, los cuales no tienen demasiada relación entre ellos, pero de todos ellos he aprendido cosas muy valiosas que he logrado extrapolar a otros ámbitos de mi vida.

El primer salario que cobré jamás fue haciendo lo que ha sido y es mi pasión desde los 13 años: enseñar a personas a jugar al tenis o a mejorar su juego. Fui sustituto de mis entrenadores en sus vacaciones durante varios años empezando a mis 16.

A partir de ahí ha habido una vorágine de distintos trabajos que voy a listar, porque si los describo todos, os aburrís a mitad de camino, jejeje.

  • Extra en un bar de tapas mientras estudiaba diseño gráfico
  • Camarero en Marriott
  • Camarero y ascenso a Shift Leader en Marriott
  • Shift leader en Hilton
  • Camarero en heladería
  • Coctelero en coctelería y luego gerente de otra coctelería en Mallorca
  • Fotógrafo profesional en Málaga (aunque ya hacía trabajos desde la universidad)
  • Supervisor en Starbucks
  • Monitor de tenis en el club de Manolo Santana
  • Coordinador de vuelo en Ryanair
  • Teleoperador para una inmobiliaria
  • Vendedor de nuevas construcciones en la misma inmobiliaria
  • Telemarketer para una empresa de generación de leads
  • Monitor de tenis en Melbourne
  • All rounder en un motel en Tennant Creek, Australia

La lista es larga para la corta vida laboral que he tenido hasta hoy y sí, me han dicho muchas veces eso de que ese cambio constante de trabajos me perjudicaría, que ninguna empresa querría contratar a alguien tan inestable y que salta de trabajo en trabajo. Yo lo veo distinto, yo creo que me ha ayudado a comprender los entresijos de varios sectores e industrias desde dentro, lo cual me ha hecho abrir la mente y crecer como persona.

A día de hoy agradezco haber pasado por todos y cada uno de esos trabajos, porque he aprendido de todas las experiencias. Me quedo con los buenos momentos y los aprendizajes de los no tan buenos.

El único consejo que puedo dar es que da igual la razón por la que acabe la relación laboral con quien sea, siempre tiene que ser en buenos términos. No caigáis nunca en el error de llenaros de ego y «mandar a la mierda» a ese jefe que tan mal os cae. Con el tiempo aprendé que la vida da muchas vueltas y, en este mundo, lo más importante no es lo que sabes sino a quién conoces.

¡Gracias por leer hasta aquí! Nos vemos en la siguiente entrada.

¡Hola a todos! Soy Edu.

Antes de nada, quiero agradeceros a todos los que habéis entrado aquí. Este será un viaje muy interesante sin duda alguna en el que aprenderé desde lo más básico sobre redacción (no se me da muy bien, pero prometo mejorar con cada entrada) hasta técnicas de inversión y finanzas.

Mi nombre es Eduardo Domínguez, tengo 28 años y soy un soñador. Estudié bachillerato de ciencias, pero me gradué de Diseño Gráfico, aunque mi pasión en la vida es el tenis (menudo barullo de cosas, ¿no?) y tengo la suerte de que sea mi profesión a día de hoy. Aunque en mi vida he dado muchos tumbos de trabajo en trabajo y de industria en industria (os contaré en una entrada próxima sobre esto), por fin tengo claro cuál es mi meta y cómo veo mi vida en el futuro.

Este blog ha sido creado básicamente para obligarme a mantener la mente activa y publicar un post semanal sobre temas relacionados con la libertad financiera, mindset, experiencias personales o inversiones en bienes raíces (ya llegaremos ahí, paciencia).

Os preguntaréis: ¿Por qué no escribes un diario en lugar de hacerlo público en internet? Pues porque al hacerlo público tengo una obligación para con mis lectores (¡se acabó el procrastinar!). Además de que en un futuro, quizá, alguna persona lea este blog y mis experiencias o reflexiones le aporten algo positivo y eso ya es una victoria para mí.

En conclusión, y para no aburrir a nadie en esta primera entrada: Si decidís seguir mi viaje, la única promesa que puedo hacer es que será entretenido e interesante y que estaré enormemente agradecido por el apoyo.

¡Gracias por leer hasta aquí!