Ahorrar es una mala idea

¡Hola, hola! Otra semanita más por aquí para contarte cosas interesantes. ¡Vamos a ello!

Pues tal y como lo digo en el título, ahorrar tu dinero para cuando te retires es una muy mala idea. Ya sea metiéndolo todo en el colchón, en tu cuenta corriente o en una cuenta de ahorros, ahorrar no es buena idea y te voy a contar por qué.

Debido a la inflación, cada año que ésta es positiva, nuestro dinero pierde poder adquisitivo en el porcentaje en el que suba la inflación. Por ejemplo: Si tienes 10.000€ en tu cuenta de ahorros que te reporta un 0,35% de interés anual, pero este año la inflación sube en un 1%, tu dinero ha perdido un 0,65% de su valor, aunque haya aumentado su cantidad. En España, los últimos años la inflación ha tenido tramos en los que ha sido negativa; lo que significa exactamente lo contrario: tu dinero aumenta su poder adquisitivo; no obstante eso hay que analizarlo bien.

Si vemos la gráfica de la foto más arriba, podemos ver como hemos tenido, en los últimos 10 años, 4 años con una inflación negativa con respecto al año anterior. Y ahora estarás pensando «pues si ha sido negativa y eso significa que mi dinero vale más, no será tan mala idea ahorrar, ¿eh?» pero párate a ver bien la gráfica. Si hubieras metido los 10.000€ en 2014, en 2015 habrías ganado un 0,5% de poder adquisitivo y un 0,2% extra en 2016 sumando así un aumento del 0,7%; sin embargo en 2017 habrías perdido un 1,2% (0,7% ganado en 2015 y 2016 menos 1,96% perdido en 2017) del valor total de tus ahorros.

Ahora pongamos un ejemplo más completo utilizando toda la tabla. Imagina que en 2011 ahorras esos 10.000€ y tu cuenta de ahorros te da ese 0,35% de interés (ese porcentaje lo he sacado de aquí y he utilizado la que más interés te reporta sin necesidad de tener la nómina en la cuenta), si calculamos los intereses compuestos totales, contando con que no añadas más a ese ahorro desde el 2011, acabarías en 2021 con 10.391,80€ (un aumento minúsculo que no te supone nada en tu día a día) pero el valor de tu dinero ha caído en un 10,9% en total, por lo que podríamos decir que acabas, en 2021 con el equivalente a 9.259,09€ en 2011. ¡Menos de lo que metiste al principio!

Bueno, pues ya ves que no estoy tan loco, ¿verdad? Entonces ¿qué se supone que debo hacer con mi dinero si no es ahorrarlo? Pues ¡invertirlo! Hacer que trabaje para ti y te traiga más y más dinero cada día. ¿Me estás diciendo que no debo tener ahorros y tengo que meter todo mi dinero en una inversión? No, claro que no. Tienes que tener tu fondo de emergencias y tus ahorros de 6 meses o un año de gastos siempre disponibles como te expliqué en la entrada Cómo empezar a crear riqueza (1). Esto que te cuento aquí es para todos los ahorros a partir de que tengas esa base cubierta, porque con ese dinero es con el que crearás tu riqueza para poder retirarte y no tener que volver a preocuparte por tu dinero. Como sabes que me gustan los ejemplos, aquí te traigo el mismo que te he dado más arriba, pero en lugar de en una cuenta de ahorros, los metes en un fondo indexado (de esto hablaremos en una entrada próxima en más profundidad) como el S&P500. Históricamente este fondo reporta un 7% anual de beneficios. Esto significa que, si en 2011 metiste 10.000€ en el fondo indexado y te olvidaste de tu cuenta, en 2021 la abres y tienes 19,671.51€, que si a esto le restamos la inflación del 10,9% que vimos, acabas con el equivalente a 17.527,32€ en 2011.

¿Ves ahora el por qué digo que ahorrar es una mala idea? Ahorrando perdiste más de 700€ en poder adquisitivo; en cambio, invirtiendo, ganaste 7.527,32€ en poder adquisitivo. Y esto ¡sin mirar la cuenta! Imagina lo que podrías conseguir si te da por invertir 100€ al mes desde que metes los 10.000€ (Spoiler alert: 37,405.09€).

Ahora quizá te estés preguntando que de dónde saco yo estas cífras. Pues muy sencillo: en internet hay cientos de calculadoras de intereses compuestos con las que puedes obtener un estimado de cuánto vas a tener en un tiempo determinado o saber cuánto tienes que invertir mensualmente para llegar a un número X de dinero. Yo utilizo la calculadora de ChooseFI, a la que puedes acceder haciendo clic aquí. Es muy sencilla de utilizar, solo tienes que investigar un poco sobre los intereses pagados históricamente por el tipo de inversión que quieres hacer y lo pones en la calculadora, a partir de ahí es cosa de ir jugando con los números y fantasear un poco, ¡que es gratis!

Pues yo ya estaría. Ahora sólo me falta saber qué opinas de todo esto, si lo sabías de antes, si te acabas de enterar o si no estás de acuerdo conmigo. Cualquiera que sea tu postura, por favor, déjame saber en los comentarios más abajo o únete a nuestro grupo de Facebook: De Pobres a Libres.

Muchas gracias de nuevo por venir a leerme, espero que te sirva algo de lo que aquí expongo cada semana. Nos vemos en la próxima.

¡A ser libres!

¿Qué es la Libertad Financiera?

¡Hola de nuevo! Hoy estoy súper contento, porque he tenido muy buen feedback, así que estos últimos dos días los he dedicado a darle un lavado de cara al blog, como seguro os habéis dado cuenta ya. Nuevo diseño, nuevo logo, nuevo dominio… Casi parece que voy en serio con esto de la Libertad Financiera y todo. Por cierto, para los que no sepáis el por qué del fuego en el logo, más abajo encontraréis la razón.

A todo esto, os estaréis preguntando ¿qué es eso de la Libertad Financiera de la que tanto hablas? Seguramente es ser multi millonario, ¿no? Tener tanto dinero en el banco que no tengas que trabajar más, ¿verdad? Pues, aunque es muy simple, no es tan sencillo, ya que la Libertad Financiera se ve muy distinta según las aspiraciones de cada quién. Me explico:

La Libertad Financiera (FIRE, por sus siglas en inglés: Financial Independence, Retire Early) no es, ni más ni menos que tener unos ingresos pasivos (que no requieran de tu tiempo) que superen los gastos anuales de tu estilo de vida. Ejemplos:

  • Caso 1: Julio y Susana tienen 30 años, tienen un sueldo medio y tienen dos hijos, tienen una hipoteca de 600€ mensuales, letra del coche por 200€ mensuales, gastos en comida por otros 250€ al mes, facturas, teléfonos, gasolina, servicios de streaming, etc digamos que otros 300€ al mes y, para ocio y demás dedican unos 250€ más al mes, resultando en un gasto mensual total de 1600€, siendo 19.200€ al año sin contar vacaciones y fechas especiales. Esto significa que, si Julio y Susana quieren mantener su estilo de vida sin depender de un trabajo asalariado, deberían tener activos (estos son los que nos generan el ingreso pasivo) que produzcan más de 19.200€ anuales en ingreso pasivo.
  • Caso 2: Paula tiene 24 años, vive en un piso pequeñito que heredó de sus abuelos, tiene unos gastos bastante más reducidos que los del caso 1, gastando mensualmente un total de 800€, siendo anualmente 9600€. La Libertad Financiera de Paula se ve muy distinta, ya que con unos ingresos pasivos de 10.000€ ya sería libre de seguir la vida que vive hoy día sin tener que ir a trabajar.

Como os habréis dado cuenta, la Libertad Financiera no consiste en ser rico o millonario, sino en no tener la obligación de trabajar por dinero. Una vez cualquiera de los dos casos expuestos arriba obtengan ingresos pasivos por valor superior a sus gastos anuales, ya pueden decidir qué hacer con sus vidas. Quizá les guste su trabajo y quieran seguir trabajando para aumentar sus ingresos y poder mejorar su estilo de vida, quizá quieran trabajar sólo media jornada o quizá quieran dedicarse a sus plantas y sus mascotas y disfrutar de sus hobbies y su gente. Lo importante de esto no es el dinero, lo importante es que puedes decidir. Eres libre.

Entonces, ¿me estás diciendo que hay forma de tener suficiente dinero como para dejar de trabajar sin que me toque la lotería? Pues sí. La semana pasada escribí sobre los 7 pasos necesarios para llegar ahí (si no los viste, pulsa aquí) y son lo suficientemente sencillos como para que cualquier persona lo consiga. Sólo hay que ser responsable y tener una meta a la que aspirar.

Existe una regla básica para saber cuándo se es financieramente libre de por vida: la regla del 4% (también llamada Regla Bengen), la cual tiene su origen en una serie de estudios realizados por Wlliam Bengen en el 1994 y continuados por los catedráticos estadounidenses de la Trinity University Philip Cooley, Carl Hubbard y Daniel Walz en el 1998.

Esta regla nos dice, de forma muy resumida, que podrías retirar el 4% de tus inversiones anualmente y vivir de ello de por vida. Claro está que esto tiene muchos matices y limitaciones pero no es mi objetivo aclararlos todos en esta publicación. En cuanto a lo que nos concierne, que es la Libertad Financiera, si nos basamos en la regla del 4% , deberíamos tener 25 veces más dinero invertido de lo que gastamos anualmente (con unas ganancias promedio históricas del 10%), para así poder retirar el 4% anual durante toda tu vida y seguir teniendo mucho dinero que dejar en herencia al morir. Ejemplos:

Si seguimos con los casos que tenemos al principio de esta entrada, Julio y Susana deberían tener invertidos 19.200€*25=480.000€ y Paula debería tener 9.600€*25=240.000€ para ser libres financieramente por el resto de sus vidas, manteniendo el mismo estilo de vida que llevan hoy. Esto es solo un método de hacerlo, hay muchos más que ya iremos viendo más adelante. Y no os asustéis, que cuando hablemos de las inversiones, hablaremos también de los intereses compuestos y ya veréis cómo nos ayudarán a crear riqueza a una velocidad de vértigo.

De nuevo, muchas gracias por leerme. No dudéis en dejar un comentario si queréis aportar algo o si queréis comenzar un debate. Me encantaría crear una comunidad en la que hablemos de estos temas y nos ayudemos los unos a los otros.

¡A ser libres!